viernes, 27 de diciembre de 2013

Navidad a 1872 kilómetros

Este año la navidad la estoy pasando en Inglaterra, lejos de los míos, de mi familia, de mi gente. A medida que se acercaba la fecha estaba más sensible y antes de continuar escribiendo debo decir que yo nunca he sido muy navideña. Nos juntábamos mis abuelos, mis tíos, mis primos, mis padres...unos diez o doce dependiendo de novios y demás. En mi familia hemos sido siempre de juntarnos mucho, cualquier excusa era buena: cumpleaños, santos, porque es domingo, pre-navidad, así que la navidad era una cena más o una comida más con mi familia. Desde que me fui a Zaragoza me volví más navideña, porque estando allí me perdía muchas de esas reuniones y las echaba de menos y ahora que estoy aquí sé que me pierdo ese día con ellos y me da mucha pena.  

Hace ya unos días leí un artículo de Elvira Lindo que me indignó. El artículo es este y se titula "Los españoles y el arraigo". Dice que no puede entender como para una persona puede ser un drama personal irse a otro país a trabajar con un contrato en un laboratorio puntero. ¿qué es lo que no entiende? Para algunas personas su ambición en la vida es trabajar en el mejor laboratorio del mundo, aunque esté en la otra punta del planeta, pero para otras personas un trabajo, una casa y una familia en su barrio de toda la vida es suficiente. No somos todos iguales, esa es la gracia, ¿y qué pasa si quiero seguir en mi barrio de toda la vida, en mi ciudad, en mi país? ¿es eso malo? Me parece estupendo que la gente emigre, por amor, por un trabajo mejor en el sitio más puntero del planeta tierra, por buscar una aventura...pero no me parece bien emigrar por obligación, y sí, el que emigra cuando no lo desea tiene derecho a pataleta. Habla del desarraigo como algo positivo, como si estar fuera te hiciera más fuerte (claro, no te queda otra) y como si eso fuera mejor que vivir a 30 kilómetros de casa de tu madre. No, no es  mejor si no es tu mayor deseo. El desarraigo y la emigración forzosa es algo que hay que vivir, estar lejos de los tuyos cuando más te necesitan, saber que si pasa cualquier cosa tienes que mover cielo y tierra para poder ir hacia allí. Que sí, que vale, que estoy a tres horas de mi casa, pero no es lo mismo, cada vez que quiero ver a mi familia necesita gastar bastante dinero, mínimo tres días libres (todo depende del trabajo) y blablabla...no, Elvira Lindo, no sabes de lo que hablas. Sinceramente, pienso que la Elvira Lindo de Manolito Gafotas no es la misma, no está en contacto la gente de a pie, ahora vive en su burbuja lejos de la realidad de este país, lejos del barrio de Carabanchel. 

No es el espírítu aventurero lo que me embargó hace siete meses y me hizo acabar aquí. Fue las pocas alternativas que tenía, el paro, contratos temporales o buscarme la vida como enfermera en otro país. Eso no es justo, lo justo es poder decidir lo que TÚ quieres, que tú país te de posibilidades de vivir, que puedas tener lo mínimo en esta vida, el acceder a un trabajo, a una casa, ¿es tanto pedir?.

Con todo esto no quiero decir que no me guste Reino Unido y que yo esté amargada aquí. Me parece un país fascinante en muchos aspectos, sé que si volviera a España echaría muchas cosas de  menos de aquí, y estoy contenta en general, pero eso no quiere decir que no eche de menos de dónde vengo, esas terracitas en verano, ir a la playa al salir del trabajo, juntarse a cenar con los amigos y que se alargue la noche. 

A lo mejor os parece una tontada, pero bueno, es muy fácil decir desde el sofá de casa que no es para tanto, que estamos a dos pasos, pues nada, a esa gente le digo que se vayan a vivir fuera (ojo, no por gusto, si no porque no quede otra) y que me lo cuenten.

¡¡¡Feliz navidad!!! 

6 comentarios:

  1. Un abrazo fuerte Carmen, valiente, pq hay q ser valiente y tenerlos muy bien puestos para irse a trabajar fuera teniendolo todo aqui (todo excepto, obviamente, el trabajo) Aplaudo tu mensaje, no es lo mismo q yo viví, pq cuando yo me fui a extranjero todavía no era por esta crisis, y mas era por salir del cascaron, vivir la vida, aprender cosas nuevas... asi q lo aplaudo desde mi comprensión aunque no llegase a vivirlo como tu. Besos fuertes

    ResponderEliminar
  2. Te queremos y sabemos que era una valiente. Este año he estado planteándome seriamente el iré a Suiza a trabajar. En mi caso sería menos duro, porque mi parte vive allí pero él esta como tú, o peor. Siete años viviendo en un país extranjero, con una cultura distinta y sin nadie conocido, con ganas de volver. er pero sabiendo que en el hogar no hay trabajo para un cincuentón sin estudios, aunque a mi mejor amigo no le va mejor.

    Licenciado en ciencia, con un máster y colaborando gratis en una universidad que se aprovechó de su trabajo consiguiendo un artículo en una publicación indexada sin mencionarle. O lo que me han hecho a mi y a mis compañeros Telefónica y si cadena de contratas dando el trabajo a una empresa de la India para que hagan el trabajo desde la India y desde México.

    Dentro de lo que hay eta de la que está teniendo suerte, cocido si con pinzas, porque trabajandotelo mucho has conseguido estar donde estas, no te han regalado nada. Tú eres de las que les va "bien" y lo estás pasando mal y eso me da una rabia infinita, porque es una mierda y a los otros les va aun peor

    ResponderEliminar
  3. Hola Cármen.

    Soy D, la community manager de guardia del colectivo La Masa emputecida, si es que se puede considerar colectivo a este grupo de compañeras de piso que además trabajan en equipo en lo que indica nuestro perfil. Yo a ti te conozco, seguramente tú no me recuerdes, es normal, ha pasado mucho tiempo, no pasa nada. Sólo quiero que sepas que las integrantes de la Masa seguimos tus andanzas por tierras extranjeras.

    Una de nosotras consiguió una beca para trabajar en uno de esos laboratorios punteros y una vez trasladada a un país extranjero para trabajar todo resultó ser un engaño por parte de una institución de investigación perteneciente a una universidad para un programa con fondos de la Unión Europea. Está denunciado en los tribunales, pero al final todo quedará en que fue un malentendido o metió la pata un traductor y se lavarán las manos.

    Sabemos lo difícil que es estudiar fuera del hogar. A fin de cuentas somos tres mujeres de sitios distintos. Yo al menos vivo en la ciudad en la que he nacido, pero no así mis compañeras, que han vuelto a casa por navidad, aunque una de ellas estará de vuelta para trabajar en una fiesta de fin de año. Desgraciadamente tenemos un negocio chanchullero que cuidar, porque nadie nos da una oportunidad, si omitimos el despacho de abogados de mis prácticas, que bueno, cometían estafas laborales y tal. Les gané un juicio, pero lo siguen haciendo. Así es la legislación laboral de Hispanistán. Si trampeas a tus empleados en el peor de los casos sólo tienes que pagarles lo que les debes, aunque les estafes a sabiendas. Esa es la Marca España para los que no les queda la opción de la "movilidad exterior", o ya han hecho uso del "espíritu aventurero" y han regresado escaldados y sin ganas de volver intentarlo ni ahorros para poder volver a hacerlo aunque quisieran.

    Mucho ánimo y un abrazo muy fuerte. Eres uno de nuestros ídolos.

    ResponderEliminar
  4. Mucho ánimo Carmen! La verdad es que eres muy valiente. Espero que muy pronto puedas ver a los tuyos. Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
  5. Termino diciéndote lo mismo de siempre Carmen, chapó.
    Un abrazo fuerte y ojalá se hiciera realidad y por fin en España todo el mundo pudiéramos tener un trabajo y una vivienda en nuestro hogar, cerca de los nuestros.

    ResponderEliminar
  6. Te entiendo perfectamente. Yo renuncié a una beca increible (laboralmente) para trabajar en el extranjero en una universidad de muchísimo prestigio. Todos los profesores de Madrid me dijeron que estaba loca... Pero yo, sólo quería estar cerca de mi familia y mis amigos, y me importa un comino si para eso tengo que trabajar en otro lugar "menos prestigioso" y en el que probablemente "gane menos dinero"... Tengo la grandísima suerte de poder hacer eso y quedarme en España (aunque no en mi ciudad)... Pero entiendo perfectamente a los que se han tenido que ir, como tú, por obligación... Y me duele que en lugar de poner soluciones, los gobernantes y otras personalidades de este país se dediquen a criticar a todos aquellos que no están de acuerdo con su "mundo de piruleta". Mucha fuerza y ánimo. Estoy segura que llegarán tiempos mejores y volverás a estar cerca de tu familia. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar

hola boquerones y boqueronas