miércoles, 10 de noviembre de 2010

No quiero

No quiero dejar de escribir en el blog, a ver no es que me lo haya planteado, pero a lo mejor da esa impresión ya que últimamente escribo muuuy de vez en cuando.

Últimamente llevo un desbarajuste horario importante, lo de trabajar de noche trastoca. Los primeros meses no, pero llevo ya cinco meses y me lo noto en muchos aspectos.

Tampoco puedo escribir igual que antes, primero por falta de tiempo, y segundo porque a veces me gustaría expresar cosas que no puedo por aquí, lo que quiero transmitir ha cambiado y me tengo que censurar.

Mis ánimos están así así, tengo días sensibles y otros muy sensibles, es como si viviera en un síndrome premenstrual constante (horrorrrr). Porque la verdad que marcharse de casa y acabar a 350 km de distancia no es tan fácil. No es tan sencillo como coger una maleta y ale, ya está, no. Son muchas cosas que te pasan por la cabeza y se echa mucho de menos. Encima las navidades trabajaré (menos nochebuena) y aunque antes la navidad no me decía ni fu ni fa ahora es como la ocasión de estar con mis yayos, mis padres y mis tíos. Estoy bien aquí, no quiero que parezca que digo lo contrario, pero supongo que es lógico sentirme así.

Una noche de verano, en el hospital, hablando con una gaditana exiliada en Zaragoza, también enfermera, nos contábamos estas sensaciones. Pienso que sólo puede comprenderlo alguien que se ha ido por un tiempo indefinido a otro lugar, estos sentimientos no los he tenido cuando sabía que había una vuelta próxima. La añoranza de la tierra y de la gente a la que quieres, las tradiciones que has vivido desde pequeña aquí no existen, el cambio de entorno, de lo conocido, parece una chorrada pero un desarraigo al fin y al cabo. Ella lleva ya unos años en Zaragoza y me dijo que nunca, nunca, se le ha quitado esa sensación, que siempre siente uno esa añoranza, lo único que se aprende a vivir con ello o al menos a sobrellevarlo.

P.D: Prometo que este será el último post deprimente.
P.D: Me voy a dormir, que esta noche he currado y todavía estoy pendoneando por aquí pero es que bfff...llego tan fresca que me cuestaa coger el sueño!

29 comentarios:

  1. Sere yo la rara que estoy feliz en el báltico indefinidamente??

    ResponderEliminar
  2. Descárgate como puedas con nosotros...eso alivia un poquito. Un beso y ANIMO

    ResponderEliminar
  3. No te preocupes, supongo que es normal sentirse así, o escribir menos. Pero por lo menos yo no he pensado que querías dejar d escribir.
    Y escribe lo que quieras, que para eso es tu blog! :)

    Un besote

    pd: Si con casi una semana ya dices que parece que no vas a escribir, yo que llevo no se cuanto tiempo ni te digo...

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que es lo más normal del mundo así que no te estreses ¿vale? Y de deprimente nada, es tu blog y aquí puedes contar lo que quieras ;)
    Muuuuuuack!!!

    ResponderEliminar
  5. A todos nos ha pasado, pero también puedes ver algo positivo, yo, cuando estaba fuera de casa, es como si aprovechase más los pocos momentos que tenía junto a la familia y amigos.

    Mucho ánimo y la vida está ahí para vivirla, donde sea y como sea.

    Pd: Creo que es la primera vez que escribo un comentario en tu blog, aunque hace bastante que te leo.

    ResponderEliminar
  6. Son las cosas que pasan cuando se trabaja de noche; vives al contrario del mundo y no tienes tiempo para nada.

    Te envío todo el ánimo posible, y que el blog está para desahogarse, así que cuando quieras escribir un post triste, tienes todo el derecho a hacerlo!

    ResponderEliminar
  7. El sentimiento de desarraigo estando lejos de tu hogar es normal. De todas formas el currar de noche es verdad que cambia mucho el humor, estás más irascible y sensible. Duermes menos y peor. Fijo que retienes gases :P jajaja lo dice todo el mundo!
    Además desconectas de la gente por los horarios y eso hace sentir todavía más sola.
    Yo esta semana no las he juntado y se me está haciendo todavía más eterno.
    Imagino que te entiendo cuando dices que a la hora de escribir, te tienes que "censurar"...

    ResponderEliminar
  8. Tiene que ser muy difícil pero piensa en la suerte que tienes, son 350 km... no es para ir todos los días peeeero, no son 3500... el que no se consuela es porque no quiere :)

    ResponderEliminar
  9. Un besito muy grandeeeeeee!!!!! Y ánimo guapa!!

    ResponderEliminar
  10. Ángela10.11.10

    Te entiendo perfectamente. A 350km de casa por tiempo indefinido... Yo me fuí a Zaragoza por lo mismo que tú. Tomé la decisión de dejar todo y a día de hoy no me arrepiento. Soy muy feliz allí.

    Momentos de bajón y momentos tristes también tengo, pero los evito al máximo. Y cuando la morriña ya puede conmigo un finde de vuelta a casa (de mis padres) y se pasa mejor...

    Ánimo!

    ResponderEliminar
  11. Mucho ánimo Carmencita. Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Tampoco es que tengas de dejar de escribir tus penas, hija mia. Este blog es tuyo, y tu puedes decir lo que quieras. Nadie te va a juzgar ni te va a querer menos. Somos humanos. La vida es así, con sus cosas buenas y no tan buenas.Te lo digo yo... y si no echa un vistazo a mi blog, porque últimamente, aparte de no escribir mucho, lo poco que hago es para contar lo mal que estoy últimamente.
    Desde aquí un abrazo muy fuerte y ánimo.
    Un besazo!

    PD: Ya verás dentro de unos años cuando seas una enfermera con muchos años de experiencia enfermeril a la espalda te pasarás todas las fechas señaladas comiendo turrones!!! Y no te darán pena los pobres primerizos, haciendo noches y todos los días de fiesta! ;)

    ResponderEliminar
  13. La verdad es que lo que sientes no es raro. Mi chico vino ya a vivir a Barcelona hace un par de años y, la verdad, es algo que nunca voy a dejar de agradecerle. Primero, por haber hecho el esfuerzo de ser él quien diera el paso, y segundo porque es algo indefinido, y dejarlo todo atrás no es plato de buen gusto para casi nadie.
    Naturalmente aquí va haciéndose su vida, su gente y, por supuesto, a mí me tiene para lo que quiera... Pero siempre pienso que para ser justos deberíamos de irnos a un lugar intermedio.
    La verdad es que esto último no lo descarto pero, quién sabe?
    Y tú ánimo (aunque sea difícil), lo bueno es que los tienes relativamente cerca... al menos en lo que se refiere a un viajecito en coche entretenido!
    Un beso guapa! :*

    ResponderEliminar
  14. la distancia enaltece el alma, y es el mejor maestro en cuestiones de vida y relaciones, no desesperes, manten tus ojos abiertos y encontraras el poder en tus pasos!

    ResponderEliminar
  15. No!!!!No dejes el blog!! Continua Animo!!Es algo que sabes que te llena un poquito y luego lo echaras en falta!!

    ResponderEliminar
  16. La gente cambia, crece y también sus blogs :).

    Yo he vivido en muchos sitios y la sensación de eñoranza es distinta en cada persona. Tu compañera gaditana quizás lo llevará mal siempre, pero si el cambio ha sido para mejor y eres feliz en tu nueva casa, simplemente aprenderás a vivirlo como algo normal. Y mujer que con el AVE está todo al girar la esquina ;).

    Un besote y ánimate!

    ResponderEliminar
  17. Hace un par de semanas me vine a vivir a París, y por ahora me siento un poco así, aunque no estoy del todo instalado, así que supongo que eso refuerza la sensación. Para colmo trabajé cinco noches y uff, vaya si trastoca. Parece una tontería, pero eso de tener que dormir de día y salir de casa a las 19 para ir a currar hasta las 8 de la mañana te altera completamente.

    ResponderEliminar
  18. A mí hace ya algunos meses que me pasó algo que me quitó las ganas de escribir y de seguir los blogs. Hoy me paso por aquí y quiero darte ánimo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Ufff, la verdad es que no sé qué decirte porque nunca he vivido fuera de aquí (aunque ahora que estoy buscando trabajo por todas partes, lo mismo tengo que hacerlo) y bueno, te entiendo... pero piensa que a ellos siempre les tienes ahí, que no van a desaparecer porque estéis a kilómetros de distancia. Y que, a tu hogar, siempre puedes volver.

    Un besazooo

    ResponderEliminar
  20. trata de no abandonar tu blog, es el futuro de la informacion y de la expresion, sin censura y con total libertad
    un saludo

    ResponderEliminar
  21. lo bueno es que bno hace falta que te lo tomoes como algo que debes hacer, dejalo que fluya y siempre estara aqui para expresarte cuando lo sientas necesario

    ResponderEliminar
  22. Supongo que es normal estar de bajoncillo con tanto cambio de golpe... Eres humana!
    Te mando un abrazote y un beso muy grandes para que te animes!! ;)

    ResponderEliminar
  23. Tal vez porque me ha tocado desplazarme (500 kms!) de donde creci y porque los cambios de horario ya se han vuelto parte de mi modo de vida siento empatia con tus sentimientos. Esa sensacion extraña tan dificil de describir en solo palabras ¿verdad? Pero no desesperes... seguramente es un estado transitorio. A veces cuando nos sumergimos en nuestro lado oscuro podemos descubrir cuales son los lastres que nos impiden avanzar mas rapido. Y cuando los descubrimos y nos liberamos de ellos, resurgimops con mas fuerza.
    Espero tambien sea tu caso. Animo! y no te rindas... continua escribiendo que en tus palabras hallaras el rumbo que hoy tus ojos parecen no hallar.
    Mis mejores deseos para vos.

    ResponderEliminar
  24. Te entiendo y creo que he pasado por una época parecida, pero al final siempre apetece volver, y al blog también, así que por fi, por fi, por fi, sigue por aquí :)

    Abracitos.

    ResponderEliminar
  25. Otoño14.11.10

    A mí me gustan los post así, porque te descargas y te quedas mucho mejor :)
    Supongo que es difícil echar de menos, yo como siempre he estado en casa y lo máximo que he estado separada han sido 3 semanas pues no te puedo decir que te entiendo porque es mentira. Pero como ya te han dicho el AVe vuela! :P

    Un besooooooooooooo

    ResponderEliminar
  26. Pues más o menos estoy igual que tú en cuanto al blog. Cada vez actualizo menos, a veces por falta de tiempo, otras porque tienes la cabeza en cosas más importantes y algunas veces por desgana.

    ResponderEliminar
  27. Mucho animo y desahogate cuando lo necesites.

    ResponderEliminar
  28. eyyyyyyyyyyy
    yo estuve fuera, y no sabía lo que iba a pasar.. no sabia si iba a volver o no, hasta que un dia dije, vuelvo... asi que t eentiendo.. llevas poco tiempo aqui, desde mi experiencia es poco, yo el primer año no lo pase del todo bien.. yo no conocia a nadie alli.. y tenia a 4 horas a la familia.. y si es cerca, igual que tu, pero por mucho ave y muchas ostias no siempre se puede ir cuando uno quiere, no es tan facil eso de irse un finde, para que nos vamos a engañar.. pero creeme, si algo bueno tiene el estar fuera, es que de repente ves las cosas de otra forma, las valoras diferente, son diferentes; encontraras nuevas amistades que parece que vayan a durar toda la vida, y otras más fragiles, mantendras amigos de alli y perderas a otros... pero cada cosa tiene su importancia justa en el momento oportuno; ahora mismo quizas no sea tu mejor momento al respecto.. pero todo lo que vas a descubrir de ti misma (desde cambiar un grifo a...) eso no seria posible de otra forma... yo siempre he creido y sigo creyendo que nos transformamos o mantenemos segun lo que vivimos, asi que hay que aprovecharlo 100%
    date tiempo, intentalo y disfruta de cada momento
    hasta donde yo se, aqui y alli tienes gente que te quiere, asi que disfruta de ellos en ambas parte, de tu trabajo, y de la nueva vivencia... si qeu pienso igual que tu compañera que siempre vas a tener esa sensación, pero quizas en otras ocasiones simplemente antepongas lo positivo a lo menos positivo.. son rachas, como todo en esta vida..
    y oye, que si hay que quedar a desayunar, quedamos...jajajja
    muchos abrazos!!

    ResponderEliminar
  29. No debes hacerte demasiado problemas porque por esos momentos pasamos todos, es cuestión de esperar que los sentimientos cambien y todo vuelve a la normalidad.

    ResponderEliminar

hola boquerones y boqueronas