miércoles, 14 de diciembre de 2011

El chicle de Bisbal

El otro día llegó este periódico a mis manos, fui pasando hojas y me encontré con esta entrevista a Bisbal:

Hasta aquí todo más o menos normal, el muchacho sale estirado en un sofá blanco y así en plan buenrollero le hacen preguntas. No hace falta comentar su pose tensa y que está con los zapatos encima de un sofá de color claro...pero... ¿Y si hacemos zoom?




Chan chan Chaaaaan...

Un chicle!!! Lleva un chicle pegado en su zapato!! Una suela llena de mierda que está encima del sofá!!!! Puuuaj

Si querían darle un toque informal a la entrevista que hubieran hecho esa misma foto en el sofá pero en lugar de estar tan encorsetado que saliese en pijama y pantuflas, eso si hubiera quedado cercano y campechano.

16 comentarios:

  1. q ojo clinico tienes, eres una maquina!

    ResponderEliminar
  2. por cierto, PRIMER!! Q ilu!

    ResponderEliminar
  3. ja ja ja ... la mierda se atrae.... y no me refiero al sofá y al chicle.

    nunca mais

    ResponderEliminar
  4. jajaja Que te fiche CSI ya!!!

    Que asquillo no? :)

    ResponderEliminar
  5. hahahah. No tiene remedio, este hombre, haga lo que haga o vaya donde vaya, la fastidia. Lo sienro por sus fans, pero siempre está en el ojo del huracán!

    ResponderEliminar
  6. Jo, pobrecillo... Si es que a veces se le mira con lupa xDDD
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. La verdad que hey que ser muy buen observador para detectar el chicle, pero de todos modos, los zapatos arriba del sofá NO!!!

    ResponderEliminar
  8. Jajajaja, y mira que lo lei la entrevista esa, pero ni me percaté!

    ResponderEliminar
  9. no se te pasa una!!! Si hubiera sido mi marido lo saco a empujones del sillón!!!!

    ResponderEliminar
  10. Hay que mirarlo muy bien para darse cuenta jajaja

    ResponderEliminar
  11. Jaja, ni lo había visto!, pero sí, el pobrecillo no pega una!

    ResponderEliminar
  12. Que detallista, la verdad que ni me hubiera fijado justo en eso!!!!

    ResponderEliminar

hola boquerones y boqueronas