miércoles, 29 de junio de 2011

Me carcajeo de la operación biquini

Ni dukan, ni dieta de la zona, del pomelo o del plátano australiano, nada, si queréis perder algún kilillo os metéis de lleno en una mudanza. Un cambio de piso tonifica tus músculos (de cargar cajas, bolsas y de darle al rodillo al pintar las paredes), te hace sentirte bien (cuando ves que hoy has cargado más cajas que el día anterior :S) y...vale, que estoy cansada, lo dejo aquí, jaja.

10 comentarios:

  1. ANIMO es que las mudanzas son agotadoras..pero luego te dá gusto. Un besote

    ResponderEliminar
  2. Al menos te lo tomas con filosofía... aprovecha, que es como varias sesiones de gimnasio gratis ;)

    ResponderEliminar
  3. Guay, guay, me voy a poner pibón! Sólo me falta el piso al que llevar los trastos!

    ResponderEliminar
  4. bueno, pero ya has terminado no? has cambiado de ciudad o sigues en la misma? un besico guapetona

    ResponderEliminar
  5. Con las mudanzas y las obras llegas a mover músculos que ni sabías que tenías xDDD
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  6. Creo que me quedo con el gimnasio :)

    ResponderEliminar
  7. eeeh!!! se te echa de menos!!! ¿Dónde te metes chiquilla?

    Besotes tonificantes ;D

    ResponderEliminar
  8. ánnimo con esa mudanza. Todo un ahorro de gimnasio. Bicosss

    ResponderEliminar
  9. Pues a hacer deporte se ha dicho!!!!!!!!

    Un besote y que te sea leve la mudanza, guapa!

    ResponderEliminar
  10. ja,ja... y ni hablar cuando una se tiene que mudar a la casa de la suegra, aunque sea por poco tiempo!...

    ResponderEliminar

hola boquerones y boqueronas