domingo, 4 de febrero de 2018

Acoso

Hacía meses que la idea de escribir esta entrada me rondaba la cabeza, pero no terminaba de decidirme a resucitar este moribundo blog. Hace unos días acabé entrando en mi Pescao, Boquerones y Calamares de mi coraçao y vi que tenía nuevos comentarios para moderar. Me encontré con varios comentarios que no dejan indiferente y por fin decidí escribir este post y hablar sobre el acoso que sufro desde hace unos años. Lo he sufrido en silencio como se sufre cuando las almorranas aparecen en el embarazo para dar por saco, como esa china que molesta dentro del zapato pero tú sigues andando por no pararte en medio de la calle a sacarte el zapato, como es...bueno ya me entendéis. 

Me asombra que un blog tan de estar por casa cómo es este, abandonado en estos momentos (la última entrada la escribí hace año y medio) pueda generar tanto odio hacia mi persona y las personas a las que más quiero. 

Os voy a dejar unas muestras para que veais las bellas palabras que me dedican.

Hay algunos comentarios que son directamente insultos hacia mi y mi profesión.

Este viene con clase de gramática incluída, gracias. 


Lo de hablar sin saber es parte de la marca España, decir que
las enfermeras inglesas son como las auxiliares en España tiene tela.
Nunca antes había sido tan autonóma en mi profesión como lo soy ahora
y sí, aquí se le dan mucha importancia a los cuidados básicos porque
son responsabilidad de enfermería por mucho que a algunas les pese.  
Pasamos ya a los comentarios sobre mi hija que no tienen desperdicio, desprenden maldad por todas partes.

Desear eso a un bebé es de ser muy mala persona. 



Ah, que también eres homófoba, genial. 


¿Llamar mierda a un bebé? Creo que no hace falta decir nada más. 


Que alguien me diga de qué hijos me he reído yo...Ay madre. 
¿Trozo de carne? Pero qué...


Este comentario que viene a continuación fue a raíz de un post que hablaba sobre mi antigua vecina de 90 años a la que admiraba, jamás me metí con ella, pero esta persona ve todo lo contrario claro. 



Y dale con lo de la sanidad, pero qué pesada...

Y para terminar dos frases maravillosas:

Es cierto, no ez de color de roza, dime cuando he dicho lo contrarioz
Buen rollito, guapi

Ya lo sé, ya lo sé, DO NOT FEED THE TROLLS pero es que no lo he podido evitar. Repito, me fascina que un blog que está tan de capa caída como este y mi persona susciten comentarios así tan cargados de amor y buen rollo. Feliz año 2018 a todos y que las buenas vibraciones os acompañen. Muajajaa. 

5 comentarios:

  1. enfermera en cambridge5.2.18

    Ufff Ni caso. Siempre hay gentuza que se tiene que meter en la vida de otros porque no les vale con la suya de mierda.
    Feliz año para ti y tu hija también, se ve preciosa. El blog es genial y me rio mucho con las anecdotas que te han ocurrido(lo encontré hace años y todavía lo sigo en caso de que vuelvas a escribir alguna entrada). Yo tambien soy enfermera en UK asi que me indentifico mucho con las historias jaja
    Un saludo desde Cambridge :)

    ResponderEliminar
  2. Tiene pinta que todo lo ha escrito el (o la) mismo troll. Tú ni caso, como bien dices, don´t feed the troll y a disfrutar de la familia :)

    ResponderEliminar
  3. Anna6.2.18

    Madre mía, que de tiempo libre tiene la gente. Tiempo libre y vidas de mierda porque vamos, me parece de traca ir a un blog y dejar comentarios así. En fin ....

    ResponderEliminar
  4. Anónimo9.2.18

    Puesss a mí también me sorprende que se den el tiempo y trabajo de leer y comentarte si les caes tan mal y no te ven nada bueno. Qué rara es la gente por diosss, y qué increíble cómo malgastan sus breves vidas molestando a otros de una manera tan grosera. Al final, sus comentarios hablan de cómo son ellos nada más.

    ResponderEliminar
  5. lunasyhormigas6.3.18

    ¡Madre mía! Pero si tu blog es uno de los que más buen rollo transmite. Te leo hace muchos años (siempre en la sombra) pero al ver hoy tu entrada no he podido evitar escribirte. No entiendo que la gente sea tan dañina y como dicen por ahí arriba parece obra del mismo troll. No entiendo ese odio desmedido hacia alguien que no conoce y que podría evitar fácilmente, con no entrar a tu blog ya lo tiene.

    Un saludo muy cariñoso.
    Rocío.

    ResponderEliminar

hola boquerones y boqueronas